El actual diputado provincial y futuro ministro de Gobierno, Manuel Troncoso, fue entrevistado en el programa de televisión “Cuestión de Fondo” (Canal 9, Litoral), y adelantó el estado de situación del traspaso de gobierno entre la administración de Gustavo Bordet y la que iniciará Rogelio Frigerio.

También se refirió cómo conducirá el Ministerio, adelantó nombres de futuros colaboradores y confirmó que se eliminarán todas las Subsecretarías, mientas que varias direcciones se unificarán.

Cambios en Seguridad y Justicia

Como posición política más sobresaliente, reconoció que se necesita que Frigerio asuma como gobernador para luego presentar ante la Legislatura una Ley de Ministerio que permita crear la cartera de Seguridad y Justicia y de esa forma que la Policía salga de la órbita del actual Ministerio de Gobierno y sea regida por la cartera que conducirá Néstor Roncaglia. Mientras tanto, indicó que les pedirán a los actuales altos mandos policiales que se queden en sus cargos hasta que esto suceda, estimando entre 15 y 20 días después del 10 de diciembre.

En otro tramo de la entrevista, confirmó que Abelardo Del Prado se ha sumado a su equipo. Se trata de un politólogo que estuvo trabajando en la vicegobernación con Adán Bahl; después se fue con Andrea Zoff, como prosecretario del Concejo Deliberante de la Municipalidad de Paraná; y desde ahí fue uno de los jefes de campaña de Rosario Romero para la intendencia. Ahora se incorpora a una estratégica cartera como Gobierno y Troncoso incluso fue por más al admitir que esperan que otros peronistas de similares características se sumen al gobierno de Frigerio.

– ¿Cómo se está preparando para asumir al frente del Ministerio de Gobierno?
-Con mucho trabajo. Muy honrado con la posibilidad que me ha dado el futuro gobernador. Desde que Rogelio (por Frigerio) presentó el gabinete estamos casi en gestión, incluso unos días antes viene remarcando que la gestión ya empezó. En mi caso concreto hace varias semanas que vengo dialogando con la ministra Rosario Romero y mi futuro secretario también con los secretarios actuales de las áreas correlativas. Muy ardua la transición. Las transiciones no son momentos fáciles, son momentos de mucha dedicación, de mucha observación, de mucho estudio, de mucha enjundia; pero la verdad que muy entusiasmados y contentos con este desafío.

-No queda muy claro qué va a pasar con la Policía hasta que se vaya a crear el Ministerio de Seguridad y Justicia. Y para que eso ocurra, por lo menos transcurrirán 10-15 días e incluso capaz que un mes. ¿Y mientras tanto qué va a pasar con la Policía, que además es una institución muy verticalista?
-En primer lugar, no lo veo como una pérdida. No lo digo como una pérdida, sino que son decisiones que se adoptan. En algún momento, (Jorge Pedro) Busti algo hizo medio parecido, digamos, con la Secretaría de Seguridad y Justicia, y a la vez era ministro (Sergio) Urribarri. Pero, casi no tenía incidencia sobre la Policía. No terminamos del todo el organigrama de todos los futuros Ministerios y carteras. Sí, hasta el nivel de secretario para abajo, estamos todavía ultimando algunos detalles. El tramo Subsecretaría no va a estar, no va a formar parte como un escalafón en la Administración Pública Central. Y con respecto a algunas direcciones, posiblemente se unifiquen varias. Pero, en relación al tema de la Policía, esa institución por ley depende del (Ministerio) Gobierno, con lo cual, tras la asunción del futuro gobernador, hay que presentar un proyecto de reforma de ley ministerial, así que esperemos que sea antes de dos semanas, y que lo hagamos lo más rápido posible. Porque creo que, para la Policía, el mejor ministro creo que Néstor Roncaglia.

-Pero, por eso, le insistimos, en ese lapso va a depender de usted. ¿Orgánicamente va a depender de usted?
-Totalmente, eso es así.

-O sea, ¿Roncaglia va a estar fuera porque hasta que no haya reforma ministerial no tendrá estructura?
-Así es, yo no sé si específicamente él va a estar afuera de esa nueva estructura. Sí, el tema de la Policía, yo voy a asumir como ministro con la Policía dentro de la estructura.

– ¿Y eso qué quiere decir? ¿Que cuando usted asuma la conducción policial no va a cambiar hasta que llegue Roncaglia?
-Esa es una decisión, absolutamente. Esa es una decisión que tomará Néstor Roncaglia.

-Pero, si él no va a ser funcionario…
-Hasta que asuma Néstor Roncaglia, no va a haber cambios, porque lo principal es que haya una transición hasta que salga de nuevo la ley.

-Eso es algo que no ha pasado desde 1983 hasta la fecha. Nunca sucedió algo así.
-Con lo cual estamos estudiando cómo hacer ese trapazo.

-Pero por eso, entendemos que va a ser así: le van a tener que pedir a la actual conducción policial que permanezca por lo menos dos semanas más allá del 10 de diciembre.
-Así es.

-Pero, esto se está hablando ya.
-Lo estamos hablando, sí. Estamos estudiando cómo hacer una ley de Ministerio lo más ordenada posible y ver cómo seguimos los pasos una vez que asuma Rogelio y asumamos los ministros.

El Ministerio de Gobierno que viene

-En su Ministerio ¿qué áreas quedarán?
-Gobierno y Trabajo va a tener la Secretaría de Asuntos Políticos, que va a estar en manos de Julián Maneiro, actual diputado provincial, procedente de la Unión Cívica Radical. Va a tener la Secretaría de Asuntos de Gobiernos Locales, que va a estar en manos de Miguel Heft, actual vice-intendente de Viale. La Secretaría de Trabajo, va a estar en cabeza de Mariano Camoirano, actual secretario general de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER). Mantiene el Instituto de Cooperativas y Mutuales y también como descentralizados el Consejo General de Educación (CGE) y la UADER. Esa es un poco la estructura del nuevo Ministerio de Gobierno.

– ¿Y los municipios?
-Claro, Secretaría de Gobiernos Locales. Se cambia el nombre. Debajo de la Secretaría de Gobiernos Locales estará la Dirección de Municipios y después otra Dirección que es la de Juntas y Comunas. Así que, la estructura es básicamente parecida, pero con otro nombre y sin la Subsecretaría que actualmente está vigente, porque las Subsecretarías no van a existir más.

– ¿Su relación con Frigerio de cuándo data?
-La relación con Rogelio es de bastantes años, desde el 2012-2013.

Sus inicios peronistas

-Tenemos entendido que usted tuvo un paso por el peronismo y luego se suma al Movimiento de Integración y Desarrollo (MID).
-Es así, en todo lo que es el proyecto del MID a nivel provincial lo empezamos cuando me vengo de diputado provincial. Ahí empieza el proyecto de levantar la personería del partido. Tuve una formación en el peronismo, sobre todo, en el sindicalismo porque fui abogado asesor de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) muchos años. Fui abogado interno de la Uocra.

-Pero, eso en su paso por Buenos Aires.
-Exactamente…

-Y ahí quién era su referente…
-Gerardo Martínez.

-Sí, está bien, pero fuera de él…
-No… tenía un rol sí de trabajo técnico en la Unión de la Construcción de la República Argentina y si se quiere una militancia gremial acompañando, desde mi lugar de técnico ciertos reclamos y necesidades de la Unión Obrera de la Construcción.

– ¿Por qué se alejó del peronismo?
-En el gobierno de Cristina Kirchner, me dejé de sentir representado. Creo que varias banderas del peronismo, varios axiomas que yo había estudiado que todavía las tengo como banderas en mi vida, en mi militancia política se subvirtieron. Creo que se mutó, mutaron varias banderas del peronismo y dejé de sentirme contenido y dejé de sentirme identificado y tomé la decisión de abrirme del peronismo como militante. Al poco tiempo conozco a Rogelio. Tengo un gran amigo Esteban Garrido que nos vamos juntos del peronismo y él actualmente es legislador porteño terminando su mandato. Conocimos a “Mauri” (por Mauricio) Colello que va a ser secretario General de la Gobernación… muy amigo mío y así como entré a conocer a Rogerio y demás. Y, después en el gobierno de Mauricio Macri empezamos a trabajar de manera mucho más regular. Fui gerente coordinador general del PAMI y ahí tuve entre otros roles el armado de las subgerencias del país que son las oficinas del PAMI en las provincias. Y ahí empecé a interactuar mucho con Rogerio como ministro del Interior, porque los acuerdos de nombramiento y designación de cargos en el interior del país eran refrendados por el Ministerio del Interior; dos acuerdos políticos locales así que me fui incorporando a su equipo más activamente.

Concepción del Uruguay, Buenos Aires y Concordia

– ¿Y en qué año se instala en Entre Ríos?
-Soy oriundo de Concepción del Uruguay. Me voy a Buenos Aires, vuelvo a Concepción del Uruguay dos años y me voy a Concordia otros dos años.

-No trabajó nunca con ningún referente del peronismo uruguayense.
-No, aunque conozco a muchísimos. Pero, no me ha tocado trabajar activamente con ninguno. Sí conocerlos, tener vínculos, relación… Y me vuelvo Concordia a fines del 2019.

-Porque dice que vuelve a Concordia si era de Concepción del Uruguay.
-Porque había vivido de chico. Concepción-Buenos Aires-Concepción-Concordia, me vuelvo a Buenos Aires así que viví… y además estuve casado con la madre de mi hija que es una persona de Concordia así que me volví a Concordia y tomamos de alguna manera la definición de que queríamos que nuestras hijas se criaran en Concordia. Y también tenía un armado político en Concordia, siempre estuve vinculado. Así que ahí se dio esa decisión.

– ¿Por qué ha sido tan poco crítico del poder de Concordia, de situaciones de corrupción que llevaron hasta una condena a ocho años de cárcel al propio ex gobernador Sergio Urribarri? No se le conocen críticas a lo que ha sucedido en Concordia en los últimos tiempos.
-Tenemos una forma de construir política donde miramos para adelante.

-Lo que pasa es que un gobernador condenado por corrupción no ha sucedido en la provincia…
-Eso lo tiene que definir la Justicia. Yo soy un diputado provincial, soy futuro ministro del Gobierno provincial y tengo una forma de construir política que no es desde la chicana ni de pegarle a nadie cuando está en el piso.

-No se está hablando de chicanas? Son causas de delitos de corrupción graves, que llevaron a situaciones de condena. No es chicana.
-Nunca he dejado de señalar eso. Lo que sí es que no hago política desde ahí. Así como Rogelio Figueres no hace política desde ahí. Así como muchísimos actores políticos nuestros no hacen política desde ahí. Creo que la política tiene que dejar de ser, obviamente, para todos lo pienso así, ¿no? Tiene que dejar de ser un “ringside” de piña contra piña y mordisco contra mordisco, para transformarse en algo proyectual, acumular política desde la propuesta. Y creo que desde las propuestas y de los hechos políticos, es que uno se diferencia de eso. Si uno actúa con transparencia, se diferencia de eso. Si uno actúa con honradez, se diferencia de eso. Creo que ahí está la diferencia y eso es lo que la gente valora.

– ¿Qué quiere decir? ¿Que no coincide para nada con lo que trabajó como proyecto Francisco Azcué para llegar a la intendencia de Concordia?
-Fui el jefe de campaña de Azcué. ¿Cómo no iba a coincidir? Es mi amigo personal.

-Por eso, Francisco Azcué ha sido un dirigente crítico, valiente, que tuvo que luchar contra un poder enquistado de 40 años.
-Y sacamos ese poder enquistado después de 40 años. Y yo fui el jefe de campaña de eso. Y lo hicimos con una militancia absoluta y un convencimiento absoluto.

-Pero parece que se está contradiciendo, por eso le insistimos. Porque Azcué ha sido muy crítico, más allá de sus proyectos, ha sido muy crítico de lo que pasó en Concordia en los últimos tiempos.
-Y yo también, pero… hay declaraciones mías… muchísimas. Pero basta ver… Azcué fue la figura de esa campaña y fue el candidato. Después Yo estuve muchísimo más ocupado y encargado de diseñar la estrategia política, que creo que algún buen puerto llevó, que ser vocero de muchísimas cosas. Los voceros son los candidatos. Y más allá de la estrategia, la selección del lugar de los candidatos. No coincido en que no se haya sido crítico en muchas cosas. El tema es que, insisto, no hago política de esa forma. Tengo mi manera, mi forma de hacer política y estoy convencido de eso, absolutamente convencido.

-O sea, ¿marca también distancia de cómo construyó Javier Milei?
-Sí, sí. Desde ya que marco distancia de esa forma de hacer política. Creo que hay momentos donde la sociedad se sumerge en una fragilidad tan grande, que el político lo que tiene que tratar de hacer es transmitir paz, calma y no agudizar ciertas cuestiones, porque genera efervescencia, genera caos, genera miedo, genera incertidumbre. Pero, bueno, también es cierto que yo no soy un necio. Javier Milei hizo una gran elección. Ganó por 11 puntos y creo que ni el mejor analista, ni el mejor consultor lo esperaba. Con lo cual también soy consciente de que interpretó una realidad social y la supo traducir en voto. Esto no es poca cosa. Con lo cual creo que entra con una legitimidad enorme en su gobierno y creo que hay que respetar esa legitimidad.

La relación con el PJ en la oposición

– Cómo se imagina la relación con la posición, porque usted tiene muy buena relación con el actual oficialismo, por lo menos sondeando en el bloque oficialista, todos remarcan que tienen muy buena relación y que le tienen mucho aprecio. Pero, una cosa es el oficialismo gobernando y otra muy diferente siendo oposición. Lo padeció Sergio Montiel en su momento. Es muy duro el peronismo en la oposición.
-Buena pregunta. Insisto, creo que generé muchos vínculos de compañerismo genuinos. Entiendo perfectamente lo que dice. Una cosa es coexistir con compañeros en el recinto y otra cosa es ser gobierno y tener una posición. Hoy nos tocó que estuvimos con Rogelio Frigerio (reunidos) con /Gustavo) Bordet. Y la verdad es que tenemos un buen vínculo. Él nos transmite, nos expresa su posición de oposición razonable, de que tiene que ser una oposición que apuesta a la gobernabilidad, una oposición que cree en eso. Y yo, con el conocimiento que tengo del actual gobernador y de su persona y de muchísimas personas que forman parte de su equipo, creo que vamos a encontrar eso. Y que son momentos donde -yo insisto-, llegamos a fin de año y hay un cambio de gobierno, hay un cambio de gobierno también nacional, la fragilidad de la situación del país, hay que ser plenamente consciente. Así que creo que estamos en una situación donde la dirigencia en todas sus capas, para mí, en el oficialismo, lo que sea la futura oposición, empresarios, sindicatos, todos tenemos que entender la sensibilidad que estamos atravesando y hacer un gran “scrum”, digamos, en términos de rugby, un gran abrazo para tratar de poner a la provincia donde se merece y el país donde también queremos que tiene que estar. Estamos convencidos de eso.

-Esta buena relación que tiene con mucha gente del peronismo, seguramente, incluso por su historia, va a determinar que se incorpore otra gente del peronismo, porque causó mucha sorpresa la incorporación de Abelardo Del Prado, que es politólogo, estuvo en la vicegobernación con Adán Bahl, asesorándolo; después se fue con Andrea Zoff, como prosecretario del Concejo Deliberante; fue uno de los jefes de campaña de Rosario Romero, junto a Santiago Halle. Entendemos que es amigo personal suyo, pero qué lugar va a tener…
-Abelardo nos está asesorando en el equipo.

-Por eso, ¿va a sumar a otros, quizás, del peronismo como él?
-Y esperemos que sí. Eso creo que la foto de hoy…

-Es un gesto, un gesto en estos tiempos.
-Sí, ojalá, eso creo que no va a ser el resultado de una foto de hoy, va a ser el trabajo de una construcción, y después también, obviamente, con límites, no es que cualquier peronista, creo que hay perfiles. Hay un peronismo que es muy constructivo, yo creo que ese peronismo tiene que estar adentro del proyecto.

-Lo que pasa es que Del Prado estuvo en lugares clave…
-Pero sí, es un gesto. Creo que eso suma valor agregado, creo que genera volumen político, creo que da músculo, y también suma experiencia en la gestión. Es así. Y ojalá, en hora buena, sean muchísimos dirigentes del peronismo bienvenidos a esto, si quieren sumarse y consustanciarse con el proyecto político de Rogelio.

– ¿Qué es lo que más le preocupa de la etapa que viene?
-Me preocupa muchísimo la inflación. Creo que es uno de los flagelos más grandes que sufre el trabajador. Es un impuesto al salario, absolutamente monstruoso. Me preocupa eso. Me preocupa el desempleo. Me preocupa la informalidad laboral. En Argentina hay niveles de informalidad laboral que son realmente muy grandes. Me preocupa la inseguridad. Me preocupa que se rasgue el tejido social. Esa es la preocupación que tengo. Por eso, creo que nosotros tenemos que garantizar y dar señales de fortaleza. Hoy lo hablábamos con el gobernador. Las señales de paz, de calma, de tranquilidad. Que los salarios, garantizar y decir que antes de las Fiestas va a estar garantizado el medio aguinaldo, como suele suceder todos los años. Que no cunda el pánico, que haya tranquilidad en ese sentido. Y también un pedido, por ejemplo, he estado reunido con algunos dirigentes sindicales para que transmitan también a sus bases eso, tranquilidad, calma. Y que nada, que las condiciones de respeto y de derechos adquiridos van a estar garantizadas en estos proyectos políticos.

Fuente: Cuestión de Fondo – Análisis Digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *